En este post vas a conocer tres pautas que te ayudarán a centrar tus ideas y a preparar la llegada de tu bebé de una manera más consciente y que te permita mantener el orden en casa desde el inicio.
Lo normal es empezar los preparativos eligiendo los artículos típicos que todas las mamás deciden comprar. La mayoría de las veces se hace por pura intuición o porque tienes como referencia lo que en su momento tu amiga, prima o hermana eligió. Y no está demás tener un referente que te sirva como guía, sin embargo a veces caemos en el “error” de elegir artículos que no se adaptan a nuestro día a día. Al final, son artículos  a los que no damos usos y que ocupan tanto espacio en casa que termina por incomodarnos.
Cuando estos “errores” los cometemos con artículos que económicamente no suponen un gasto demasiado elevado y no ocupan espacio (por ejemplo, los productos cosméticos o canastilla), podemos hacer la vista gorda y no pasa nada. Sin embargo cuando hemos desembolsado cantidades más elevadas, es más complicado deshacerte de ellos.
Estas compras sin un por qué  aparente, harán que pierdas mucho tiempo, no mantengas el orden y sientas estrés.

Es muy importante que en esta etapa estés cómoda en el lugar donde a partir de ahora vas a pasar más tiempo, tu casa. Así que te voy a dar unas pautas para que puedas tener en cuenta aspectos que normalmente no se tienen a la hora de organizar la llegada de un bebé y que te ayudarán a visualizar mejor tu situación antes de elegir.
Las tres pautas que te ayudarán a evitar los típicos derroches

No se trata de otra cosa que de analizar tu situación personal. Nadie mejor que tú conoce tu casa, el espacio que tienes disponible en cada habitación y si dispones de muebles que te permitan almacenar esos artículos que en principio crees necesitar.

Pauta número 1. Tamaño de tu casa.

No es lo mismo vivir en un piso que en un dúplex o en una casa. Ni el espacio es el mismo dependiendo de las habitaciones que tengamos. Por eso es fundamental que tengas en cuenta tu propio espacio y que adaptes tus preparativos a él. Creemos imprescindible artículos y productos que no tienen la importancia que pensamos.

Te recomiendo que comiences haciéndote una serie de preguntas para que puedas empezar a visualizar la situación.

¿Dónde instalaré los artículos de más relevancia? Un ejemplo sería la cuna, bañera, trona y carrito.

¿Qué estancias de la casa serán para tí las más importantes? Normalmente, las estancias de la casa que más se utilizan son el salón, habitación principal o de matrimonio, habitación del bebé y baño. Precisamente son las estancias donde irán instaladas los artículos de mayor tamaño y que necesitarán un espacio especial en ellas.

1. Salón: En el salón para una mayor comodidad se dedica un lugar para los productos de lactancia y los cuidados más importantes del bebé. Además, también será el lugar donde coloques algún artículo destinado al descanso del bebé tipo mini cuna, moisés, canasto o nido y posiblemente también sea el lugar donde dejar el carrito.
Así que no es lo mismo tener un salón amplio a disponer de un espacio más reducido ya que son artículos que ocupan mucho espacio. En cualquiera de los casos, pero en especial en el último es bueno analizar tus espacios, pensar en qué artículos te vendría bien tener a ti y adaptar tus elecciones a esta estancia en concreto.

2. Habitación principal: La segunda estancia de tu casa utilizarás con más frecuencia es obviamente tu habitación principal. Una habitación donde por norma general la cama es más grande pero no por ello la habitación lo es en proporción. Además de la cama, tendrás armario, cómoda, banqueta, etc. Por eso no estaría de más medir los espacios libres que te quedan para meter una cuna que se adecue a él. A la larga resulta incómodo retirar para limpiar y  tener los muebles tan pegados unos con otros.

3. Cuarto de baño: Analizar el espacio del que dispones en el baño es importante. Como te decía antes en las demás estancias de la casa, es otra de las habitaciones en las que tendrás que tener en cuenta el espacio libre porque es aquí dónde se suelen tener las bañeras de los bebés. Es decir, también vas a tener un artículo de un tamaño considerable y que además es imprescindible. Si no lo tienes, siempre podrás tenerla en la habitación del bebé o en otra de las habitaciones que mejor te venga por espacio.

Pauta número 2. Espacio disponible para almacenar

La mayoría de las veces nos centramos en organizar con los artículos que están especialmente destinados a los bebés y rara vez nos centramos en los espacios que tenemos en casa para almacenar. ¿Qué es lo que sucede? Pues que en poco tiempo vas a necesitar guardar, no sólo los artículos más grandes que te he mencionado en el apartado anterior, estos incluso te van durar a más tiempo, pero la ropita que tan rápido se va a quedar pequeña, edredones de cuna que en verano no vas a utilizar o el canasto del carrito que con suerte utilizarás hasta los seis meses del bebé ¿tienes claro donde vas a almacenar todo esto?.

Cuatro espacios perfectos que te ayudarán a almacenar aquello que vayas dejando de utilizar.
1. Armarios con altillo: Es ideal para guardar la ropita que se vaya quedando pequeña.


2. Cómodas con cajones anchos y profundos: Te recomiendo que optes por cómodas que sean prácticas y dejes de lado aquellas con cajones estrechos en las que no caben nada. Piensa que cada vez la ropa será más grande y necesitarás que los cajones sean espaciosos.


3. Canapé donde poder guardar ropa y otros artículos: Si tienes pensado cambiar el somier de la cama a corto plazo, te aconsejo que eches un vistazo a los canapés. Es una buenísima opción si no tienes o tienes poco espacio para almacenar.
4. Trastero:  Si es así aunque aconsejo que organices de manera consciente, será un desahogo que te permitirá mantener el orden en casa e ir perdiendo de vista aquello que vayas dejando de utilizar.

Pauta número 3. Utilidad de los artículos y lo beneficios que aportan

Es imprescindible que dediques tiempo para estudiar y valorar cada artículo que decidas tener. Sobre todo para casas con espacios reducidos. Crea una lista con en la que puedas visualizar mejor el artículo con sus características y anota su lado los beneficios que te aportarán a largo plazo.

Una buena opción es valorar la posibilidad de incluir entre tus preparativos artículos evolutivos y multiposición. Éstos van cambiando su posición según la evolución y crecimiento del bebé. Dee sta manera, una cuna puede servirte como tal, como escritorio y como sofá para la habitación o cuarto de juegos. O incluso también existen bañeras que puedes utilizar sin el elevador de los primeros meses para colocarlo en la bañera grande o plato de ducha, por lo que podrás utilizarla más allá de los primeros meses sin tener que buscar una alternativa a corto plazo.
Hoy en día estos artículos tienen un diseño muy bonito y combinan con todo el mobiliario.Es ideal  si lo que quieres es ahorrar dinero, espacio y tiempo.

¿En qué te va a ayudar hacer tu propio análisis antes de empezar a organizar la llegada de tu bebé?
Tiene un sinfín de beneficios sobre todo relacionado con el estado de ánimo que tendrás al prepararlo todo de manera consciente. Vas a sentirte más tranquila que si no lo hicieras, porque creemé que mantener el orden en casa en esta etapa va a definir el como empieces a vivirla y a recordarla cuando pase el tiempo.
No te conviertes en madre para sentir estrés en tu propia casa, al revés, en casa tienes que sentirte en paz y disfrutar de tu bebé. De nada te sirve tener de todo y no encontrar de nada o tropezar con el mismo artículo cada vez que pasas por su lado. Esto, sumado a las pocas horas de sueño que empezarás a tener acaba provocando situaciones de agobio que no tendrías porque vivir.
Por supuesto también vas a ahorrarte dinero. Si con cada artículo sientes que te has equivocado al elegir querrá decir que te hubiese venido mejor decidirte por otro y tengas que volver a desembolsar otra vez o quizás te hubiese venido mejor no decidirte por ninguno porque te has dado cuenta que no lo necesitabas.
Ni que decir tiene del tiempo que vas a ganar para posteriormente buscar en función de tus necesidades reales. Especialmente cuando te sientes perdida y no sabes por donde empezar ni lo que vas a necesitar. Ir al grano desde el principio te ahorrará mucho tiempo.
Si necesitas ayuda puedes tener como base la Guía Práctica para Madres Primerizas, seguro que te viene genial para organizarte mejor. Sólo tienes que suscribirte a mi Newsletter y descargarás gratuitamente la guía y además tendrás un 5% de descuento en tu primer pedido online.


Hacer este mini ejercicio previo no te llevará más de una hora y también es cuidarte.
¡Vamos a por ello!