Los diez cambios que hice en casa durante mi segundo embarazo

¿Quieres conocer los cambios que hice en casa durante mi segundo embarazo? Quédate hasta el final que te lo cuento todo en este post.

Siempre he defendido la idea de que organizar tu casa es el paso primer paso y el más importante antes que ponerte a comprar todo lo relacionado con el bebé y que marcará la diferencia sobre como se desarrolle tu día a día cuando tu hijo nazca. Es real, si ya eres madre sabrás de lo que te estoy hablando. Desprenderte de todo aquello que no utilizas o que no funciona para dejar cabida a todo lo que te hace feliz es fundamental para comenzar esta etapa tan especial.

Con este primer paso lo que consigues es dejar espacios libres y adaptar tu casa a todo lo que necesitará tu hijo/a en los próximos meses. Todo se ve con mayor claridad.

Lo mejor de los segundos embarazos es que ya tienes la experiencia del primero en todos los aspectos y  ya sabes que te ha funcionado y que no. En mi caso, lo que hice fue por un lado perfeccionar aquello que si me funcionaba y por otro, cambiar lo que no.

Y eso lo que hoy te quiero contar. Quiero contarte los cambios que hice en casa estancia por estancia en los que me centré antes de que naciera Jaime, mi segundo hijo.

Cambios en cada estancia

  1. Habitación de matrimonio : Lo primero que hice fue supervisar el canapé de mi cama tanto la ropa que tenía guardada de Gonzalo como todo lo que hubiese dentro. Como siempre inicié proceso de depuración para dejar espacios libres y añadí organizadores de almacenamiento que dejé etiquetados con todo lo que se encontraba dentro. Si lo que tenía guardado era ropa de mi hijo, lo ordené por tallas para que en el momento de sacar para el pequeño me fuese más rápido y visual. Hice lo mismo con la cómoda y armario, donde además también decidí cambiar los organizadores que tenía por otros más eficaces que me permitiesen mantener el orden por más tiempo.
  2. Cuarto de baño : El baño compré un mueble auxiliar de dos puertas que colgué en la pared. Mi baño es pequeño, poco espacio para almacenar así que aprovechar en este caso el espacio vertical era mi única opción pero acertada. El la ducha también utilicé botes dispensadores para cada uno de los productos de higiene personal, sabía que haciéndolo le daría un toque mucho más bonito estéticamente y eliminaría ruido visual. Cuando sabes que durante un tiempo no vas a poder tener la casa como tu quisieras ayuda mucho centrarse en eliminar aquello que visualmente te chirría.
  3. Habitación infantil : En está habitación me centré de lleno. Evidentemente sabía que pasar de tener un hijo a dos iba a necesitar mayores cambios. Así que primero analicé las dos habitaciones individuales que tenía y me dí cuenta que por espacio y medidas iba a ser mejor intercambiar la función que en ese momento tenía cada una. Pase el cuarto de juegos a la otra habitación en la que estaba el cuarto de juegos  y viceversa. También modifiqué la distribución del armario de ikea que ya tenía, añadí más cajones y más baldas para tener espacio para almacenar y delimitar las zonas para cada niño. Y por último lo cerré porque hasta entonces lo había tenido abierto a modo de vestidor.
  4. Cuarto de juguetes : El cuarto donde ellos juegan y donde tienen todos sus juguetes lo he ido modificando poco a poco pero si que me centré en algunos aspectos que para mí eran muy importantes. Lo primero que hice fue vender muebles que ya no me hacían falta y de esta forma dejaba espacio libre para que ellos estuviese más cómodos. Lo segundo fue comprar muebles organizadores de juguetes, pero esta vez verticales para aprovechar más el espacio. Y lo tercero, supervisé todos los juguetes y guarde todo lo que durante un tiempo no se iban a utilizar. Es decir, guardé todos los juguetes con los que Gonzalo ya no jugaba porque eran muy infantiles y que Jaime iba a tardar en coger. Por supuesto aproveché el momento para guardar todas las piezas pequeñas y tirar lo que estaba roto, que aunque parezca que no los niños almacenan juguetes que no sirven para nada, por ejemplo los típicos que se compran en máquinas dispensadoras que vienen en bolas. Pues todo eso lo tiré.
  5. Salón: Los cambios en el salón para mí fueron muy importantes, aunque tengo que decirte que aun sigo pensando en modificar aun más esta estancia con el objetivo de adaptarla a nuestro día a día actual. Antes de nacer Jaime, cambié las lámparas porque tenía ganas de darle un toque mucho más acogedor y compré un sillón adicional en Ikea para que estuviésemos más cómodos con los niños. Más tarde, a los meses de nacer Jaime, muy a mi pesar le puse funda al sofá. Si, siempre he pensado que el sofá está para disfrutarlo y si se mancha pues se limpia y no pasa nada pero claro, cuando ya son dos manchando, ni tienes ganas ni tiempo para andar limpiando mancha por mancha, así que decidí ponerla, todo un acierto, la verdad.
  6. En general, me he desprendido de cosas que llevaban un tiempo guardadas y que estaban esperando a no sé que situación para ser utilizadas y he liberado mucho espacio sobre todo en la habitación de matrimonio. Por ejemplo, una impresora, una mesa auxiliar que compramos cuando aun no teníamos hijos y que movíamos sin saber dónde poner y restos de azulejos que estaban en la terraza desde que hicimos la obra de la cocina y baño.
  7. En cuento a la decoración de la casa, siempre he sido muy reticente. Primero porque mis niños son muy pequeños y tener la casa decorada me quita tiempo durante el día porque me entorpecen mi rutina diaria de orden y limpieza. Otro de los motivos por los que hasta ahora no había decorado es porque no me merecía la pena estar pendiente de cosas a las que puedo ponerle remedio simplemente no poniéndolas. Es decir, ¿me merece la pena estar todo el día pendiente de que mis hijos no toquen una planta que acabo de poner en el suelo para decorar un rincón? Pues a mí en este momento no, pero si que lo he hecho en los espacios verticales. He colgado y estoy colgado más fotos, he añadido una balda arriba de la tele y estoy formando un conjunto de marcos con nuestras fotos. Eso si me apetece, poner las fotos que nos vamos haciendo y convertir mi casa en el hogar que siempre he querido para formar mi familia.
  8. ¿Y la cocina?: Para mí la cocina es muy importante, si me sigues en redes sociales sabrás que me encanta cocinar para congelar y no estar perdiendo tanto tiempo en ella. Si, me agobian las comidas, así que las grandes decisiones que tomo me las pienso mucho, porque ademas son las requieren mayor inversión económica. Te pongo un ejemplo. Ahora quiero cambiar el frigorífico y estoy barajando la posibilidad de comprar uno americano para poder congelar más, y que todo esté más organizado. Y esto es así porque la que mas tiempo pasa en la cocina soy yo y yo mejor que nadie sabe lo que necesito para estar más tranquila en este aspecto, y  es real que cuando yo estoy más tranquila todo fluye mejor en casa.

Tengo pendiente hacer un post detallándote algún que otro cambio más importante, por ejemplo la modificación que hice en el armario de los niños. Creo que te puede servir de ayuda.

Para terminar decirte que aunque yo estos cambios los hiciese durante el segundo embarazo son cambios que puedes hacer en cualquier momento tanto si estas embarazada del primero como si lo estas del segundo o si no te encuentras en este momento en ningunas de esta situaciones.

Cualquier duda que tengas ya sabes que puedes dejarme un comentario justo aquí debajo  que yo te lo contestaré encantada.

¡Nos vemos en el próximo post!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *