Tuve tiempo de pensar en qué tipo de cuna quería, no solo para el bebé, sino para mi casa. Al fin y al cabo un bebé duerme bien en cualquiera, y centrarme en lo más cómodo para mi casa fue una opción muy acertada.

Lo más fácil, para hablar de cunas sería enumerar todos los tipos que hay, recomendarte marcas y modelos y que tú ahí, fueras viendo cada una de ellas.

Pero creo que eso no te ayudaría, eso también puedes hacerlo tú poniendo simplemente la palabra «cuna» en google y aquí estamos para dar soluciones. Por eso quiero con este post que te quedes con las alternativas más prácticas, las que se adapten a tu manera de vivir, a tu casa y que desde mi experiencia han sido las más cómodas.

Esto te ayudará a centrarte más en los beneficios que te aportarán a largo plazo, que en sus características y a saber elegir mejor para hacerte la vida más fácil.

Preguntas que deberías hacerte antes de comprar la cuna

De hacerse preguntas lo más importante que puedes sacar son las respuestas. De no hacerlas no vas a conseguir comprar con decisión ni con la seguridad de haber tenido todo en cuenta.Todo esto, si lo que quieres es comprar con cabeza, y teniendo en cuenta tus circunstancias personales.

El universo bebé tiene mucho de bonito pero es muy amplio y a veces, por no decir la mayoría, tardamos mucho en decidirnos porque no sabemos por donde tirar.

¿Cuánto mide? ¿Cabe dentro del espacio donde iría?

Con estas preguntas te obligas a medir el espacio que has destinado para poner la cuna y cuando vayas a buscarla solo tendrás que asegurarte de que las medidas se ajustan al espacio.

¿Cuánto tiempo voy a utilizarla?

Por ejemplo la vida útil de una minicuna no va más allá de los seis meses de vida del bebé. Evidentemente cuando el bebé ya no cabe es el momento de desmontar y decidir qué hacer con ella. Y una cuna grande pues podría durarte unos dos años. 

¿Es convertible? ¿Puedes seguir utilizándola cambiando la posición y convirtiéndola en otro mueble?

Sería ideal o al menos a mí me lo parece, que después de utilizar la cuna o minicuna pudieses darle otra vida, una segunda o incluso una tercera  oportunidad. En estos casos no tienes que pensar qué hacer con ella, simplemente le cambias la posición y le das otra función. Además no solo amortizas al máximo el gasto si no que al final es una inversión.

¿Tengo claro qué haré con ella cuando deje de utilizarla?

A ver, aquí quiero adelantar algo. Todo lo que compres durante el embarazo vas a tenerle un cariño muy especial. Te va a costar mucho trabajo desprenderte de aquello que tu bebé utilizó. Por eso, soy muy fan de adquirir las cosas que me permitan conservarlas siéndome útil hasta el final.

Si no, pues tendrás que decidir cuando llegue el momento si la vas a almacenar, vender, prestar o donar. 

¿Tengo espacio suficiente para almacenar una cuna?

Ten en cuenta que para almacenar una cuna, que no se desmonta al 100%, vas a necesitar bastante espacio, tipo trastero, guardilla, etc.

¿Qué tipo de cuna comprar si tengo poco espacio en casa?

Para mí lo más importante antes de decidir que tipo de cuna de comprar, es pensar y responder a todas aquellas preguntas que se te vengan a la cabeza, a las que te enumero aquí arriba y a las que en base a tus circunstancias sea necesaria hacerte.

Lo que es evidente es que si tenemos poco espacio en casa para almacenar, lo único que podemos hacer con la cuna una vez que dejemos de utilizarla es:

  1.  Prestarla, regalarla, venderla o donarla.
  2. O comprar una cuna que puedas convertir en otro mueble. Esta opción me gustan mucho porque, no tengo que prestarla, ni venderla para dejar en espacio libre y puedo mantenerla en casa sin tener que desprenderme de la primera cuna que utilizó mi hijo. Ya que, como anteriormente te decía, son artículos que nos traen muy buenos recuerdos y que nos gusta guardar, sobre todo también si es tu primer bebé y piensas en darle un hermanito o hermanita en algún momento y aprovecharla de nuevo.

Voy a enumerarte cuatro tipos de maxicunas y minicunas convertibles para que veas mejor de lo que te hablo:

  1. Cunas convertibles en cama: Algunas de ellas son evolutivas y acompañan al bebé desde su nacimiento, pudiendo practicar con ellas colecho y dar el pecho al bebé cómodamente, utilizarla como cuna normal con la barrera de seguridad colocada hacia arriba (en la etapa colecho la barrera se baja) y por último, también como cama. Alargas la vida de la cuna a 4 o 5  años cuando normalmente se aprovecha uno y medio o dos.
  2. Cunas convertibles en escritorio: Son más baratas que las convertibles en camas. No pasan por las mismas etapas que la anterior, pero también son muy prácticas y se aprovechan mucho más que una cuna que no lo sea. Yo tengo una de estas, su diseño es muy bonito, colores muy neutros y dibujos nada recargados. Yo personalmente estoy muy contenta con este tipo de cunas. 
  3. Minicuna convertible con 5 posiciones: Lo primero,¿es necesario contar con una minicuna o puedes pasar sin ella? A ver, yo la tengo. Me hacía mucha ilusión estar en el salón con mi bebé recién nacido,eso sí, dediqué mucho tiempo a buscar una minicuna que pudiera aprovechar el máximo tiempo posible. Ya había leído que se aprovechaban poco por eso quise quitarme el capricho y amortizar al máximo la parte económica.Al final encontré, para mí, la mejor.Una minicuna con un diseño precioso, de madera pintada en color blanco y que podía combinar con todo el mobiliario de la habitación cambiase lo que cambiase en un futuro.La mía tiene 5 posiciones. Esto quiere decir que puedes convertirla en 5 muebles distintos. Puedes convertirla en minicuna  colecho, en minicuna normal, en juguetero (así es como la tengo yo ahora), en escritorio y en sofá pequeño que puedes dejar en su habitación o cuarto de juegos.No he tenido que almacenarla, no he tenido que hacer hueco en ningún altillo, ni llevarla a ningún trastero. Está montada desde antes de su nacimiento y sigue estando en su habitación. No he sentido la necesidad de regalarla ni de venderla para dejar espacio libre en casa, porque ahora también tiene su función y en un futuro no muy lejano también lo tendrá porque a no ser que se me ocurra otra posición, la de escritorio será la que aproveche durante más tiempo.Vamos, te puedo decir, que de todo lo que compré para mi hijo, que no fue mucho, es de lo que más orgullosa me siento de haber comprado.
  4. Cuna convertible en habitación: Las cunas convertibles en habitación son las que usadas como cunas tienen adosado a la misma, el cambiador y varios compartimentos para almacenar, bien sea con cajones o espacios diáfanos.

Cuando llega el momento de convertirla, de ella puedes sacar varios muebles, un escritorio, un modelo con cajones, otro diáfano, además de alargar su medida para utilizarla como cama.

A ver, no está mal,pero no es barata. Las hay de muchos precios pero teniendo en cuenta que tienes que pensar en una habitación de un niño más mayor pues seguramente te replantearás la inversión si o la inversión no. Después de echar un vistazo, las más completas y de mejor calidad suelen rozar los 1000€.

Yo no optaría por este tipo de mobiliario.Primero porque las necesidades que hoy crees tener, sin tener si quiera al bebé en el mundo pueden cambiar de aquí a un par de años. Tus gustos también pueden cambiar, puede gustarte hoy una cuna convertible y el año que viene gustarte más el diseño nuevo que ha lanzado ikea a un precio estupendo y que encima te proporciona mayor practicidad que el que tienes.

Yo no sigo mucho las modas, es verdad que cuando llega una, no encuentras nada más que eso mismo que se lleva y al final acabas por seguirlo pero pienso que antes de seguir tienes que pensar mucho más en tus necesidades reales, esas de tu día a día. 

Yo iría poco a poco, no es necesario pensar en este momento en una habitación de una niño de 4, 5, o 6 años en adelante. Pero también te digo que es esta es mi opinión , según mis necesidades y mi manera de vivir, las tuyas, puedes ser otras ¡Ojo!.

Cunas y minicunas, hay muchas. Si aún no has echado un vistazo ya te adelanto que hay muchisimas, por eso yo solo te enumero las que realmente me parecen prácticas. Para confundirte y hacerte perder el tiempo ya están nuestras búsquedas por internet que aunque son necesarias para tomar decisiones, la mayoría de las veces nos confunden. Si quieres consejo, creo que te vendría genial visualizar por un momento como sería tu día a día con cada una de ellas, tu día a día o tu vida en general, a corto, a medio y largo plazo. Estoy seguro de que te ayudará a elegir mejor y más rápido.

Si tienes cualquier duda sobre la cuna o minicuna que yo utilice o quieres saber más sobre las que te nombro en este post, puedes visitar mi nueva sección «Mis favoritos de Amazon» donde además de tener otros productos, tienes el enlace directo a todas ellas  y  puedas leer todas sus especificaciones, características y valorar los beneficios de cada una de ellas.

¿Cuál de todas te parecen más prácticas?

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *